Recorrer un pedazo de historia en una Vía Verde

Haciendo un divertido ejercicio de imaginación podemos recorrer una de las muchas vías verdes que podemos encontrar a lo largo y ancho de España disfrutando de un viaje atrás en el tiempo. Las antiguas vías ferroviarias reconvertidas en senderos que disfrutar a pie, en bicicleta o a caballo son la excusa perfecta para alejarnos de los ruidos de la ciudad y adentrarnos en la naturaleza. Una ocasión para la que sin duda merece la pena alojarnos en un hotel barato en Girona y desde ahí acudir a la llamada del cielo abierto y esos antiguos recorridos.

Una ciclista en un tramo de vía verde

En esta provincia encontramos un total de tres vías verdes que discurren por diferentes itinerarios y con características distintas. Dependiendo del kilometraje al que queramos enfrentarnos y la dificultad a la que estemos acostumbrados, podremos escoger según la intensidad que queramos imprimirle a la actividad.

Vía Verde del Ferro i del Carbó, con alojamiento en Figueres

Por las orillas del río Ter, que recorre desde el escarpado Pirineo hasta la Costa Brava, se puede realizar un recorrido algo más corto que su longitud total. La Vía Verde del Ferro i del Carbó tiene una extensión de 15 kilómetros y puede realizarse a pie, en bicicleta o en patines. Además, está adaptada para poder realizarse asimismo con silla de ruedas. El asfalto hace que el camino sea más fácil, aunque en los márgenes ya puede encontrarse el verde de la hierba que tanto ansiamos ver.

Está ubicada entre Ripoll y Ogassa, por lo que si nos decidimos por esta vía verde quizá sea mejor pensar en alojarnos en un hotel barato en Figueres. En su transcurso puede disfrutarse de algunos importantes elementos del patrimonio cultural de la zona como el Monasterio de Santa María de Ripoll, el Museo Etnográfico de Ripoll, el Monasterio de Sant Joan, la Iglesia de Sant Pol y el Puente Gótico en Sant Joan de les Abadesses.

Las Vías Verdes de El Carrilet I y II, desde un hotel barato en Girona

Para los que se atrevan a tirar más millas tienen otras dos alternativas. El Carrilet I está ubicada entre Olot y Girona, su firme es de tierra acondicionada y recorre el entorno del Parque volcánico de La Garrotxa, además de las riberas del Ter y del Fluvià. Para realizar esta ruta quizá sea más aconsejable un hotel barato en Girona.

Tiene en su camino un total de doce puentes y se puede disfrutar de los Conjuntos Urbanos de Anglès, Sant Feliu y Girona, ermitas románicas y el Castillo d’Hostoles. Tiene una extensión total de 54 kilómetros y, al contrario que en la Vía Verde del Ferro i del Carbó, no puede realizarse con patines.

Por otro lado, la Vía Verde de El Carrilet II tiene una extensión de 39 kilómetros y se encuentra entre Girona y Sant Feliu de Guíxols. Su superficie es de tierra compactada y transcurre a lo largo de un bosque mediterráneo. Además, en el recorrido se puede disfrutar de una serie de legados históricos y culturales como los conjuntos monumentales de Girona y Castell d’Aro, los Castillos-Torres en Quart, Cassà, Llagostera y Santa Cristina.

El senderismo, un ejercicio apto para todos

A pesar de que los tres itinerarios pueden realizarse por separado, un proyecto planea conectarlas en el futuro para que se pueda realizar un recorrido desde el Pirineo hasta la Costa Brava a lo largo de 135 kilómetros. Un motivo más para hacer una escapada a un hotel barato en Figueres o en Girona para llevar a cabo esta hazaña.

Los que no estén preparados para hacer tanto ejercicio, tienen la posibilidad de hacer cada uno de los caminos por separado. Además, hay que tener presente que no es necesario realizarlos al completo si no se puede por cualquier circunstancia personal. Es importante medir las fuerzas y saber que si hay que dar la vuelta no pasa nada, la próxima vez se llegará más lejos.

Después de conocer la posibilidad de trazar los recorridos que hicieron antaño los trenes en la provincia, ¿a qué esperas para alojarte en un hotel barato en Girona y disfrutar de ello?

Author description

sidorme-user

About the author: